Arborización

1.- VISIÓN Y OBJETIVOS GENERALES DEL PROGRAMA NACIONAL DE ARBORIZACIÓN

1.1.- Marco Nacional
El Programa de Arborización nació como un Proyecto Bicentenario, por ende posee a nivel nacional un sentido, una visión y objetivos también de carácter nacional y general. En este sentido, el Programa de Arborización es una iniciativa del Gobierno de Chile que tiene como objetivo el "mejorar la calidad de vida de los chilenos y chilenas, por medio de los beneficios que entregan los árboles". Su ejecución está radicada en el Ministerio de Agricultura, a través de la Corporación Nacional Forestal, CONAF.
En principio la meta es entregar a lo largo de Chile 17 millones de árboles al año 2018; en otras palabras, un árbol por cada integrante de la población, y que toda la ciudadanía se beneficie de los múltiples atributos de los árboles. Uno de los objetivos centrales del programa es generar conciencia de que los ciudadanos son administradores de su entorno, desde una perspectiva cultural, ambiental y económica y por eso el programa está dirigido a todos los ciudadanos, especialmente a quienes habitan en zonas urbanas y periurbanas.

1.2.- Marco local
Pero el Programa de Arborización también tiene una escala local, donde ha ido tomando un carácter singular, propio, reflejo de la diversidad de las comunidades, necesidades y condiciones de cada territorio. Un caso emblemático en este sentido es el de Rapa Nui, donde el Programa de Arborización ya desde su segundo año de implementación comenzó a mostrar un carácter distintivo.
El programa representa una actividad fundamental de educación ambiental, porque "plantar es educar, y cada vez que un estudiante o un vecino planta un árbol en realidad se está educando, de hecho se está educando de la mejor manera, es decir, mediante el hacer, viviendo una experiencia". Por eso existe la visión de potenciar la  arborización como un poderoso eje dentro del programa de educación ambiental. Además, las especies nativas tienen por lo general un valor adicional en términos culturales e históricos.
Por otro lado, el programa de arborización es también una oportunidad estratégica de trabajar por la biodiversidad de la isla, debido a su potencial de utilizar más especies nativas de Rapa Nui para la oferta de arborización a la comunidad. Se ha usado, por ejemplo, mako'i (Thespesia populnea), una de los árboles nativos más valorados, pero existe la posibilidad de trabajar también con marikuru (Sapindus saponaria), ?aoho (Caesalpinia major), hauhau (Triumfetta semitriloba), mahute (Broussonetia papyrifera) y otros.
Junto a lo anterior, el programa de arborización tiene un elevado valor en términos de la alimentación de la comunidad, tanto salud preventiva como seguridad alimentaria. Este es un aspecto que recién se está comenzando a desarrollar, con ensayos de propagación de plátano (Musa sp.), pero tiene gran potencial debido a la escasez, deficiente calidad y los altos precios de la fruta.
Lo anterior no se trata de un simple énfasis en los múltiples beneficios de la arborización, sino en una visión amplia e integral de este programa en el contexto territorial, social y cultural de la provincia, que llevan a la arborización más allá de un tema de paisajismo urbano.

1.3.- Visión
Dentro de este contexto, para el año 2014 el programa de arborización plantea la visión de:

"Crecer como un programa más integral de mejoramiento de la calidad de vida de la comunidad local, sustentado en el desarrollo de las facetas antes mencionadas, que agregan valor al programa y lo afianzan en la provincia y ayudan a construir una cultura de arborización a nivel local."

1.4.- Promoción de escala nacional v/s promoción de escala local
Cabe destacar que el presente programa de promoción de la arborización se desarrollará en paralelo a las acciones derivadas de las iniciativas de escala nacional que cada año se realizan, y que principalmente se refieren -en lo que aplica a la provincia- a la distribución de material tipo merchandising.
El material disponible a esta fecha en la bodega del Vivero Mataveri Otai consiste principalmente en unos símbolos de Forestín y libros de arborización.
Cualquier acción de este tipo que surja dentro del año ayudará a complementar los esfuerzos del presente programa, pero en definitiva el valor y fortaleza del programa local de promoción es su enfoque en las necesidades, características y potencialidades propias del entorno de Isla de Pascua y la forma cómo la arborización se ha ido desarrollando en los últimos años.

1.5.- Programa de Promoción y Eventos de Difusión de la Arborización
Por otro lado, se hace hincapié en la necesidad de que el presente programa esté debidamente coordinado con los eventos de difusión de la arborización, que conforman una meta diferente pero relacionada a esta. La difusión consiste en la realización de al menos 3 eventos públicos, que si bien ayudan a la promoción se concentran más bien en el trabajo directo con público en terreno, como ceremonias de arborización, arborizaciones masivas y otras actividades similares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada